PRIMEROS AUXILIOS

El segundo sábado de  septiembre se celebra el Día Mundial de los Primeros Auxilios. Este Día Mundial se centra en la importancia de que todas las personas aprendan Primeros Auxilios para saber cómo afrontar los riesgos vinculados con emergencias y desastres naturales.

Los primeros auxilios son verdaderamente importantes y la mayoría de la gente no sabe mucho de ellos. Es la primera y decisiva reacción antes de que un profesional de la salud se haga cargo de la situación. Aprender a afrontar estos momentos y tener conocimientos básicos en esta materia es crucial.

Los primeros auxilios bien empleados pueden salvar vidas.

¡Presta atención a estos consejos!

Los accidentes merecen una reacción inmediata y efectiva

Debemos tener en cuenta que la mayor parte de las actuaciones tendrán lugar en la calle, en el hogar o en cualquier ámbito cercano por el cual nos movemos, así, debemos tener siempre presente que en una situación de peligro, deberemos actuar con seguridad y rapidez, para poder realizar las maniobras pertinentes hasta que lleguen los servicios de emergencias.

‘Actúa con rapidez’

Accidentes de tráfico, lipotimias, epilepsias, paros cardíacos, hemorragias externas o quemaduras son algunas de las situaciones con las que nos podemos encontrar

  1. En caso de accidente de tráfico no mover al herido si no es necesario, proteger y asegurar el lugar y avisar a emergencias facilitando la información del lugar exacto, el tipo de accidente y el número de víctimas.
  2. Ante una lipotimia deberás poner a la persona en la posición de decúbito supino, es decir, tendido boca arriba con las piernas elevadas, aflojar la ropa, no mojar y cambiar la posición poco a poco.
  3. Si te encuentras con alguien que está sufriendo una crisis epiléptica deberás ponerle en la posición lateral de seguridad, retirar los objetos que puedan causar daño, controlar las constantes y evitar que se muerda la lengua.
  4. Ante una persona que presenta heridas leves no deberás echarle nunca alcohol en la herida, ni utilizar algodón, pomadas o polvos. Tendrás que cohibir la hemorragia (si fuese necesario), limpiar la herida con agua oxigenada o jabonosa, aplicar un antiséptico y acudir al médico.
  5. Cuando el herido presente heridas graves, se realizará una valoración inicial de la víctima, se controlará la hemorragia, cubriremos la zona con un apósito estéril y controlaremos las constantes vitales. En ningún caso, extraeremos cuerpos enclavados con el objetivo de que la hemorragia no vaya a más.
  6. Si lo que tenemos es una quemadura, deberemos distinguir si es de grado I, II o III. Una vez, lo sepamos deberemos actuar. Si se trata de una quemadura leve enfriar zona con aguadurante 10-20 minutos. En el resto, le quitaremos la ropa que le oprima, cubriremos con compresas o tela limpia y nunca le pondremos hielo, ni pincharemos las ampollas ni le quitaremos la ropa pegada.